Nuestros puertos


Aunque en los últimos años la actividad pesquera ha ido perdiendo peso en las respectivas economías municipales, en la actualidad son localidades con un importante atractivo turístico, donde el puerto pesquero, la cultura marinera y la gastronomía basada en pescados y marisco locales juegan un papel fundamental y definitorio de cada una de ellas.


Tapia de Casariego

Antiguo puerto de mercancías y ballenero, tuvo su mayor protagonismo en la primera mitad del siglo XX, momento en el cual la actividad comercial y pesquera fue intensa.


Hasta no hace mucho tiempo el peso del sector pesquero en la economía local y municipal quedaba patente tanto en el número de embarcaciones que tenían como base Tapia de Casariego, como en la actividad transformadora que de ella se derivaban, llegando a contar con 12 industrias conserveras. Vestigio de ese pasado industrial ligado a los productos de la pesca es la factoría que Hijos de Carlos Albo S.L mantienen en esta localidad, a la que hace pocos años se sumó la del Viejo Pescador S.L


Posteriormente, con la imposición del transporte por carretera y el cierre de las fábricas de conservas que estaban asentadas en este municipio, la actividad quedó reducida a la pesca.


Hoy en día este enclave es uno de los referentes turísticos del Principado de Asturias, donde la gastronomía, las actividades de ocio y tiempo libre ó las manifestaciones culturales y festivas se relacionan y vinculan, en gran medida, con la actividad marinera.


Puerto de Vega

La localidad ha estada ligado desde siempre a la pesca; antiguamente fue un activo puerto comercial y ballenero y en la actualidad continúa dedicado a la actividad pesquera; la importancia del sector se hacía patente tanto por la pesca como por la industria derivada de conservas, salazones y escabeches, que en otro tiempo estuvo firmemente asentada en el entorno portuario, llegando a contar con 11 de estas industrias, ninguna de las cuales se mantiene en la actualidad.


En la actualidad dispone de dos espacios culturales muy relacionados con el mar; el Museo Etnográfico "Juan Pérez Villamil" diseñado como un homenaje a la vida marinera, campesina y a la emigración en la primera mitad del siglo pasado a ultramar. Es posible contemplar una cuidada recreación de lo que han sido los modos de vida tradicionales, los oficios artesanos, y lo que fue y significó para Puerto de Vega y otras villas marineras la industria conservera de pescado.


El otro, de más reciente creación, es la Puerta este del Parque Histórico del Navia, como centro de interpretación de las "Historias del Mar", donde se muestran todos recursos vinculados a la vida marinera en sus diversas acepciones: técnicas de pesca, transformación de los productos de mar, comercio de cabotaje, caza de ballenas o tradiciones de la vida marinera.